Reciclaje de plásticos negros: hacia una economía circular

Foto: Stadler

Este es un cambio de juego en la industria de envases de plástico en rápida evolución. Stadler está experimentando una creciente demanda de sistemas que puedan recuperar todos los plásticos negros del flujo de residuos. La colaboración efectiva entre todos los actores de la cadena de valor de la industria permite una economía circular respetuosa desde el punto de vista financiero y medioambiental.

Los envases de plástico cumplen funciones importantes en la vida moderna y hemos llegado a depender mucho de ellos. Es un producto excepcional que, sin embargo, tiene un importante problema de final de vida. Esto es especialmente cierto en el caso del plástico negro, que hasta hace poco no podía detectarse con la tecnología disponible, Near Infrared (NIR). «El transmisor proyecta una luz sobre el material y el sensor mide la energía que se refleja», dice Enrico Siewert, director de desarrollo de productos y mercados de Stadler. “Sin embargo, el negro de humo absorbe la luz, por lo que la señal no rebota y el sensor no obtiene una lectura. Esto significa que el plástico negro es indetectable con la tecnología que se implementa ampliamente en la infraestructura de reciclaje”.

Por qué es importante la recuperación de plástico negro

El plástico negro constituye una proporción significativa de los residuos domésticos que, si no se recuperan, serán incinerados o enviados a vertederos. Esto no solo tiene un impacto en el medio ambiente, sino también en las finanzas, como explica Enrico Siewert: “Si las empresas de reciclaje no pueden recuperar el plástico negro, pueden perder hasta el 15 % del valor del material que ingresan. Cuando pueden recuperar este material del flujo de residuos, pueden crear valor económico y tener un impacto positivo en sus resultados”.

“Otra consideración importante es que cada vez se fabrican más envases de plástico negro, ya que se utiliza más material reciclado. Cuando se reciclan envases posconsumo, si no se clasifican por colores rigurosamente, el producto resultante es una resina gris. Esto no se puede reducir al blanco, por lo que muchos convertidores agregan negro de carbón para lograr un color más uniforme y atractivo. Nosotros, como sociedad, queremos más contenido reciclado, veremos más y más material negro en el flujo de desechos. Por lo tanto, el empaque continuará evolucionando hacia un color más oscuro”.

Un desarrollo tecnológico innovador

Varias industrias involucradas en la cadena de valor de los plásticos han estado investigando soluciones al problema de los plásticos negros y hoy en día existen varias formas de recuperar estos materiales. Una primera solución es un sistema de clasificación en seco basado en sensores, que utiliza sensores NIR con aditivos negros detectables para detectar los diferentes tipos de polímeros. Hay otros tipos de sensores que pueden clasificar materiales negros, incluso por polímero. Este sistema de clasificación en seco basado en sensores permite clasificar con precisión polietileno negro, polipropileno, PET y poliestireno.

Otra solución es un sistema de clasificación por densidad en húmedo basado en el principio de flotación. El polietileno y el polipropileno más livianos flotan, mientras que el PET, el PVC y el poliestireno más pesados ​​tienden a hundirse. La desventaja de este sistema es que no solo es costoso debido al proceso de filtración, la necesidad de agua, limpieza, etc., sino que no puede clasificar por polímero, lo que imposibilita un proceso circular.

“Sin embargo, los mayores avances están en la tecnología de sensores”, dice Enrico Siewert. «La situación ha evolucionado tanto que hoy podemos separar el negro no solo por color sino también por polímero. Esto es muy importante porque si el clasificador expulsa todos los materiales negros juntos, puede haber hasta 15 polímeros diferentes en la mezcla, que no son fáciles se pueden volver a producir”.

“Este es un desarrollo muy reciente: 5-6 años para la detección de color negro y la clasificación de polímeros. Este es un verdadero cambio de juego porque crea valor económico y hace posible reciclar estos materiales que de otro modo irían al vertedero o la incineración”.

Nuevas oportunidades para contribuir a una economía circular

Debido a que se pueden detectar plásticos negros, más de ellos ingresan a la cadena de reciclaje. “Necesitamos crear demanda para estos materiales negros posconsumo. Por supuesto, existen limitaciones: no se pueden utilizar para producir productos blancos y no siempre se pueden fabricar envases aptos para alimentos. Necesitamos trabajar juntos en toda la cadena de valor de la industria para encontrar otras formas de usar plásticos negros. No será necesariamente para productos orientados al consumidor, pero se pueden utilizar para fabricar artículos como tarimas, cubos o durmientes, etc. Se trata de clasificar el plástico de manera efectiva y suministrarlo a la industria del reciclaje avanzado como materia prima”.

Los recicladores químicos son un excelente ejemplo de operaciones que pueden hacer un buen uso de estos materiales: “Están buscando polietileno, y no les importa si es negro, porque lo descomponen en gas y lo convierten en petróleo, que se transforma en plástico virgen, cerrando el círculo de una economía circular”.

También es importante ampliar esta colaboración intersectorial a los diseñadores y fabricantes de envases. “Necesitamos una conversación entre fabricantes y recicladores en la que en conjunto hagan consideraciones como: ¿el consumidor realmente necesita el empaque negro o lo quiere? Si el material no se puede recuperar, ¿qué es lo más importante para el consumidor? ¿Quieren una solución cerrada para el paquete que compran o les importa más cómo se ve? Este enfoque ayuda a abordar el problema del plástico negro y garantiza una mejor recuperación del flujo de residuos”.

Procesamiento de plásticos negros: una demanda que seguirá creciendo

Los últimos avances tecnológicos y la presión de los consumidores para utilizar más contenido reciclado en los envases, sin duda, impulsarán el crecimiento continuo de la demanda de instalaciones de clasificación que puedan eliminar todo lo negro del flujo de residuos.

Stadler ha experimentado un aumento en el interés por estas soluciones y está en el corazón de esta evolución en la industria: “Ahora tenemos múltiples socios que han desarrollado tecnología para detectar plásticos negros, por lo que tenemos la capacidad de diseñar sistemas para recuperar estos materiales, adaptados a los requisitos operativos y las inversiones de capital de nuestros clientes individuales «, dice Enrico Siewert. «Hemos completado varios proyectos para algunas de las plantas de reciclaje de envases ligeros más avanzadas de Europa, y estamos trabajando para desarrollar muchas más. «

“La demanda de esta tecnología es enorme y veo que esta tendencia continuará en el futuro. Cada vez entra más plástico negro en el flujo de residuos y la tecnología para extraer estos materiales se está superando rápidamente”, concluye Enrico Siewert.

Fuente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.